Lo juro Jack


Hace poco una amiga dijo: “Que te dejen en San Valentín es casi lo mismo que te dejen el Día de la Bandera, es un día mas”

Tiene razón, esa costumbre que tenemos los humanos de etiquetar todo lo que esta en nuestra vida. Antes pensaba que no era lo mismo. Cuando crees en algo eso se graba en tu cabeza, solo para poder sobrevivir.

A medida que vamos creciendo el reloj de la vida se hace mas veloz y perdemos la noción del tiempo, creemos que somos eternos y que nada nos va a pasar, pero ahí esta el tiempo susurrándote al oído, “No tienes suficiente tiempo, pero lo vas a desperdiciar tratando de encontrar al perfecto”, es como una maldición. Nos reímos de los que si lo consiguieron, porque en el fondo sentimos celos sin caer en la cuenta de que es nuestra culpa. Caemos en un precipicio vertiginoso en la búsqueda del amor y la aceptación del entorno, de la sociedad, de nuestra cotidianidad, cuando en realidad la respuesta esta adentro nuestro.

Nuestras carencias definen nuestros miedos, y ellos terminan con el amor, ese sentimiento que llego como regalo con nosotros cuando nacimos y que lentamente por las creencias y carencias de nuestros lazos vamos perdiendo y vamos transformándonos en estos monstruos incapaces de ver mas allá de nuestras narices.

Casi casi lo mismo le pasó Jack y Ennis la última vez que se vieron en Brokeback Mountain.

El miedo alargo un final que estaba destinado para ser feliz y lo transformo en tragedia, la tragedia del tener miedo a amar, a no permitirnos ser felices y no destrozar con nuestras manos cualquier estándar de normalidad, decencia y moralidad. Ennis se lo perdió, y seguramente el personaje tendrá que vivir con eso toda su vida, recordándose todos los días que perdió la oportunidad de ser amado incondicionalmente por alguien que tuvo los huevos de esperarlo. Se lo perdió.

Jack es el sacrificio personificado de quien, como decía mi adorado Gabo Márquez “Siempre hay uno que ama y otro que se deja amar”, quiso darle la razón al tiempo y cada encuentro para el se transformaba en ese momento tan feliz que no podía respirar bien de tanto oxigeno que había en su cuerpo, (Eso es lo que sentimos los que nos emocionamos porque vamos a ver a alguien que nos encanta). Jack sabia el final, sabia que su amor no era suficiente, siempre lo supo, Ennis nunca le mintió, pero el siguió esperando, intentando y llenado sus pulmones de aire cada vez que se acercaba el encuentro en la montaña. ¿Por que lo siguió intentando? ¿Por que se esforzó?

Porque cuando nos pasa, eso de enamorarnos, se siente condenadamente maravilloso.


Deja un comentario