La la mejor imagen masculina en los Oscars es para


Ya sabemos todos cuales fueron los por menores y los por mayores de la 89th entrega de los premios más esperados de todos los años. A nosotros no nos interesa ahondar en el hecho de si fue armada la equivocación del premio a mejor película o si de verdad el señor Warren Beatty ya está senil. Lo cierto es que fue una noche en la que por primera vez en mucho tiempo los hombres fueron los protagonistas de la alfombra roja. Si, así se vieron y quiero usar en mi máxima expresión mi imaginación para proyectar el perfume que dejaban a medida que desfilaban por esa maravillosa hoguera de las vanidades.

Casey Affleck fue una de las sorpresas de la noche llevándose consigo la estatuilla a “Mejor Actor” arrebatándosela a estrellas masculinas de la talla de Denzel Whashington, Viggo Mortensen, Andrew Garfield y Ryan Gosling por su magistral actuación en “Manchester by the Sea”. El hermano de Ben, nos dejo entrever que no es necesario ser pulcro para ser elegante. Su barba y su cabello lograron hacer suspirar en contraste con ese fabuloso smoking de Louis Vuitton.

Jamie Dorman y Dev Patel nos dieron un poco de Hollywood de los años 50 con sus impecables y bien cortados sacos marfil logrando ser completamente inolvidables.

Ryan Goling, sin embargo, llevo lo más clásico de la noche, smoking negro sobrio con solapas brillantes y camisa con pequeños detalles que nos hacían también viajar a otras épocas. Ni la frustración de no lograr hacerse con la estatuilla dorada, ni así dejo de brillar y sonreír, bravo Ryan, eso es ser un buen perdedor.

Pues no nos vamos a olvidar del gran ganador de la velada Damien Chazelle. Ya nos había dejado asombrados con su maravillosa pieza cinematográfica Wiplash donde nos dio más de una razón para entender que tarde o temprano este joven realizador iba a llevarse el preciado premio a su casa, pero la verdad no creímos que con tanta velocidad. Damien optó por un smoking de líneas simples ya que el verdadero protagonista fue el color. En azul con el tie y el pañuelo de la solapa en blanco, el Lalaland Man nos demostró que ser diferente te lleva mas lejos de lo que crees.

Cada año los Oscars nos dejan este sabor adrenalínico que nos dura días enteros hasta que un nuevo acontecimiento nuevamente logre robarnos el aliento.


Deja un comentario