Estrellas Solitarias


No hay nadie en este mundo que no persiga un sueño, por pequeño o grandioso que sea, a veces puede resultar a simple vista inalcanzable y en otras dolorosamente inmerecido, pero siempre existe.

Estrellas Solitarias es la búsqueda de Valentina por ser la protagonista de un espectáculo y de Joana por celebrar una fiesta en una auténtica tradición mexicana. La primera lleva años trabajando en un cabaret, conquistando a su público y uniendo a sus colegas; hasta que llega una nueva artista a intentar quitarle lo que por historia merece.

La segunda ahorra cada peso que gana para su anhelada fiesta, huyó de su pueblo natal por el rechazo y maltrato de su padre, provocando como único deseo regresar a su tierra a celebrar con chambelanes y gran vestido rosa, sus XV años. Nada es extravagante si omitimos que las dos protagonistas son mujeres transgénero, dato que no es nunca escondido o disimulado sino por el contrario evidente y normalizado. Esto hace más relevante la película, pues no utiliza como recurso principal la búsqueda de identidad, que ambas protagonistas tienen ya bastante asumido.

EstrellasSolitariasSU

Fernando Urdapilleta, director y guionista hace una magistral narración de las dos historias, tomando tan sólo la historia en un mundo por muchos desconocido y trayendo a la pantalla otras historias que no son normalmente escuchadas. Por su parte Danna Karvelas (Valentina) y Jorge Arriaga (Joana) hacen una interpretación sin excesos ni parodias. “Estrellas Solitarias” no es un discurso político ni proselitista, mucho menos un estandarte de la celebración homosexual, es la exposición de dos vidas particulares en su peculiar mundo. Con personajes que tienen deseos, fantasías, miedos, envidias y amores más profundos que su simple condición sexual. Liga pues dos historias maravillosas, la de celos y codicia en el aparentemente bajo mundo del cabaret travesti, contra la historia rosa que persigue la celebración quinceañera. Es cine mexicano con historias inteligentes y buena producción, que pone en pantalla nuevos temas y que genera más conversaciones.

Es cine que hay que ver.


Deja un comentario